El miedo de Podemos

En repetidas ocasiones Pablo Iglesias ha recomendado a “La Casta” no emplear el miedo como estrategia porque “no es una buena idea”. Lo que no queda claro es por qué ni para quién no es una buena idea. Siendo politólogo y conociendo los entresijos de la comunicación de masas, parece ser que Iglesias lo que trata de hacer es emplear una especie de psicología inversa con sus adversarios, “no usen el miedo porque si lo hacen bien PODEMOS puede salir perdiendo”. ¿Y por qué hace eso? Iglesias sabe que una campaña “negra” bien fabricada puede alterar de forma negativa la percepción que tiene la gente de su partido. Especialmente con un partido que deliberadamente se ha edificado sobre las bases del descontento y el enojo popular, gente que busca una esperanza y cuya desilusión, por tanto, puede ser mucho más dramática.

fear-198932_640

En un post anterior hablamos de las claves de la estrategia del miedo donde lo primordial es magnificar la figura de la amenaza, exagerarla e incluso distorsionarla con el propósito de aumentar los niveles de miedo y ansiedad en la gente. El objetivo es mostrar y hacer sentir al votante que un voto por la opción equivocada puede traerle grandes desgracias ya no como sociedad sino personales. De esta forma el ébola, el “populismo”, Venezuela, el terrorismo nacional o extranjero, o el paro son asuntos que dejan de ser ajenos y se vuelven un riesgo inminente y cercano. En la lucha por el poder político la inserción en el imaginario colectivo de una imagen de caos y desastre ante una decisión política puede resultar muy efectiva. Existen numerosos casos documentados del poder del miedo para alterar de forma importante las preferencias del votante ante unas elecciones inminentes. Hablamos específicamente de periodos electorales porque el miedo no puede usarse como forma de gobernar en una democracia pues sus consecuencias en el tejido social pueden ser muy graves. Aunque eso es algo que a ciertos líderes poco les importa en su deseo por acceder al poder. De hecho, el caso de Grecia ilustra claramente la mecánica para generar niveles altos de ansiedad con hechos que se presentan deliberadamente exagerados o desde una óptica distorsionada. El resultado es que la constante sobre Grecia en las últimas semanas se ha resumido en: “¿Ganará la estrategia del miedo?” Parece que finalmente no ha sido así; Syriza ha triunfado con claridad y gobernará el país Galeno con todo y las amenazas. ¿Dónde están las salidas de capitales, los saqueos, el terror, el caos que predecía Nueva Democracia? ¿Sucederá lo mismo aquí en España? No es probable, al menos no con la misma contundencia pues la situación en ambos países es muy distinta. Lo que sí tendrán en común las campañas Griega y Española es que ambas forman parte de una guerra emocional donde se enfrentan el enojo contra el miedo. En la batalla de Atenas el enfado se ha impuesto al temor, pero el miedo podría rearmarse para el segundo episodio en Madrid.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s